<<-volver
Hector Acosta

(falleció el 15 de noviembre de 2004, cuando cumplía 40 años de periodismo y 61 de vida)

El "Víbora" Héctor Acosta nos dejó físicamente el pasado lunes15 de noviembre. Como su seudónimo finamente cordobés lo señala, se constituyó en un agudo observador del automovilismo nacional y en un incómodo periodista para los arreglos de turno -que siempre los hubo-, así como para las maniobras poco claras de periodistas y/o dirigentes, dentro y fuera de la pista. Siempre frontal, no gozó de la amistad de gran parte del ambiente y fueron famosas su agarradas con el "Turco" Alcides Raies, el papá de "Satanás", que en algún un momento llegó al "full-contact".
Doble amante de los "fierros": el micrófono (que comenzó a fatigarlo a partir de 1964) y los autos, saltó a la primera página de los diarios cuando, de acompañante, ganó el Gran Premio de Turismo 1969 en la Clase A, acompañando a José "Pepe" Cano en un Renault 1093. La pareja continuó, hasta que el "Víbora" decidió empuñar él mismo el volante, para completar cinco presentaciones en Grandes Premios, tres en rallyes internacionales, tres Grandes Premios de la Montaña y tres 24 Horas de APAT. En el Rally Internacional Codasur 1980, que corrió acompañado por Agüero, escuchó por primera vez el canto de una hoja de ruta por el intercomunicador, clasificando el mejor auto nacional de su categoría: un Renault 12.
La mayoría lo recuerda por sus transmisiones de las competencias del "Lole" en la F1, por la televisión. Fue un placer verlo trabajar en aquellos años, acompañado muchas veces por Diego Bonadeo, el papá del Gonzalo del fútbol y los deportes Olímpicos. Era un placer verlo al "Víbora" en su cabina de transmisión, rodeado de planillas con historias y estadísticas, que sacaba a relucir en cuanto una carrera se "desinflaba" o no había lucha por la punta. Profesional ciento por ciento, se extrañó su salida de los medios de información nacionales.
Fiel a su veta periodística, en los últimos años había jugado todo su apoyo a "Pechito" López y lo acompañó en su primera incursión en la Fórmula Renault Europea, transmitiendo las competencias para la televisión argentina. Esos viajes los aprovechó además para adquirir una pierna ortopédica que le permitiera sustituir a la que el cáncer le había cercenado.
Luchador infatigable, fue la voz del Rally Mundial Argentina por Radio Universidad de Córdoba, a través de su programa diario "Deporte Motor", y autor de las invalorables columnas de automovilismo, plenas de información y de verdades, que engalanaron las páginas del diario "La Voz del Interior" hasta el viernes 12 de noviembre, el día de su última bandera de cuadros, el día en que se despidió de todos nosotros sin decir adiós.
A su familia e hijos, nuestras sentidas condolencias.

Por Roberto Carozo.